La inquilina nómada. GB gallery. Palma de Mallorca. 2014

A medida que avanza el tiempo siento una mayor desidentificación con aquello que llamamos raíces, un concepto vertical y profundo que anula el movimiento y crea dependencia. Nunca he entendido la pérdida de identidad individual por el empeño de pertenencia a una familia, linaje o territorio. Mi desarrollo horizontal me ha permitido avanzar, elaborar trayectos y crecer en función del lugar que me ha recibido. (La raíz se ha convertido en rizoma y de ahí en radicante (de Deleuze a Bourriaud)). Soy una inmigrante voluntaria que va trazando líneas horizontales a lo largo de su desplazamiento. Aunque no rechazo mi pasado para avanzar he acentuado el olvido. Corto, reciclo, coso y ayunto el pasado, haciendo nuevas bifurcaciones temporales que a su vez serán cortadas, recicladas y cosidas en función de mi movimiento. Mis raíces crecen según avanzo: Soy una inquilina nómada que va elaborando trayectos.